Foro sobre Arturo Pérez-Reverte
Un lugar de encuentro donde "discutir" sobre la obra del escritor Arturo Pérez Reverte

Salva escribió el día 06/12/2017 a las 10:47
Nº mensajes: 1576
Registrado: 01/03/2000
Localidad:
Email:
web:

Responder

«Pérez-Reverte en estado puro: "Para escribir hay que estar en forma"» (MARCA)









Pérez-Reverte: "En Twitter da igual la basura que diga Rufián que lo que escriba Vargas Llosa"

Esta semana la podría haber escrito perfectamente Arturo Pérez-Reverte (Cartagena, 1951). Crimimales de guerra que toman veneno en las narices del juez que les condena. "Se aprende más de los malos", sentencia estudiadamente duro el autor, que no ha ideado este desenlace pero sí muchos otros leídos con avidez en todo el mundo. Atiende a MARCA queriendo controlar los detalles. "Nunca se deja de ser periodista, como nunca se deja de ser puta", asegura mientras se interesa por el objetivo que usará el fotógrafo y marca la pauta de cómo quiere que se hagan las cosas. Es una entrevista diferente para MARCA, está claro. Medio en broma le hacemos la pregunta de rigor: ¿Messi o Cristiano? ¿Qué respuesta esperan?"Ninguno de los dos". Esto promete. "Es que no me caen ni bien ni mal. No tengo ni actitud positiva ni negativa hacia ellos. No desprecio el fútbol, esto hay que matizarlo bien. En absoluto. Simplemente no soy aficionado". Allá vamos.


Arturo Pérez-Reverte con Sergio Fernández y Nacho Labarga (redactores de MARCA)

No le gusta el fútbol, pero en su último libro, Eva, sale un derbi lisboeta. Algo sí que sabe.

Hombre, analfabeto no soy, aunque tampoco muy aficionado al fútbol. Tengo amigos como Javier Marías, con el que guardo una gran relación, que es un fanático del Real Madrid. Vivo en el mundo y sé que el fútbol influye en la vida de mucha gente. Es evidente que si alguna vez hago alguna mención tiene mucha transcendencia. Pese a que no lo siga demasiado eso no quiere decir que desprecie el fútbol.



¿Siente que hay una actitud esnob del mundo de la cultura hacia el deporte? A Rajoy le dan palos por leer el MARCA.

No hay problema en que Rajoy lea el MARCA. Sí lo habría si sólo leyera este periódico. Amigos míos como Juan Cruz o Javier Marías hablan mucho de deporte, pero el lector no puede vivir sólo de leer periódicos deportivos. Yo no sigo ni el fútbol, ni el tenis, ni las motos ni nada pero sí aprovecho para pinchar a mis amigos futboleros.

VIDEO:



http://www.marca.com/primera-plana/2017/12/03/5a23270e468aeb49248b46a9.html

¿Qué le parece el periodismo deportivo?

El periodismo deportivo es el que mejor se hace porque no está contaminado por la política. Es mucho más libre. No me interesa el contenido, pero sí la manera en que se cuenta. Hay muchos genios narrando partidos en la radio, titulando... Eso sí que se parecía a lo que yo hacía. Eso es fascinante.

Lo que sí le seduce es el ajedrez.

Es lo más cerca que he estado del deporte, pero también paso mucho tiempo en el mar. Soy marino, aunque no regatero ni crucerista. Mi parte más deportiva tiene que ver siempre con el mar. Navego, pero nunca hago nada que tenga que ver con deportes de equipo. Paso muchas horas en el mar. Siempre hice paracaidismo, buceo... Soy más individualista, no de deporte por equipos.



Pero, aunque no los practique, ¿no sigue otras disciplinas?

En este sentido poco puedo colaborar con vosotros. No soy perfil de vuestro periódico.

En lo que sí es prolífico es a la hora de publicar libros. ¿Escribe en el mar?

Pasar tiempo en el mar y escribir son dos cosas distintas. Yo escribo en casa porque soy un escritor libre. No tengo jefes, ni horarios. Escribo a mi aire. Por eso me puedo ir un mes a navegar o escaparme unos días por ahí y luego seguir trabajando. No tengo a nadie que controle mi tiempo y puedo permitirme este tipo de cosas.

En cualquier caso, su ritmo de publicación no es habitual. Sobre todo últimamente.

Va por temporadas. Hay novelas que tardo dos años en escribirlas y otras que me cuesta uno. Cuando son series como Alatriste resulta más sencillo y tardo menos tiempo.



¿Lo hace solo?

A veces sí y otras acompañado. Tengo un velero y soy dueño de mi tiempo. Sin duda soy alguien con suerte.

¿Le sirven esas expediciones para entrenarse como un futbolista lo hace sobre el césped?

No, no. Para mí el mar me sirve para desconectar. La vela obliga a estar muy pendiente de todo. Son muchos días. Cuando hay temporal no puedes decir me voy a puerto, te lo tienes que comer. El mar significa dejar atrás la tierra, las novelas, las preocupaciones y las inquietudes. El mar me absorbe. Me sirve para limpiarme y oxigenarme, me olvido de todo aquello que tiene que ver con mi trabajo normal. Ahora acabo de llegar de un viaje por Niza, Génova y me voy a Buenos Aires, México y Estados Unidos. Cuando vienen rachas duras me voy al mar, que es como mi resguardo.

Entonces, ¿cómo se entrena para escribir?

De la misma manera que en el deporte hay que entrenar para tener una buena forma física, para escribir hay que estar en buena forma, física e intelectual. Cuido la comida, desayuno una cosa u otra. Escribir son horas, horas y horas. Es un esfuerzo continuo, día tras día. Hace falta una actitud física, pero también una buena forma intelectual. Igual que un jugador se entrena con su equipo, aquí me toca leer libros que pueden ayudar a escribir sobre un tema que estoy trabajando. También leo libros que no tienen nada que ver con lo que estoy escribiendo pero me generan un estado de ánimo o una actitud creativa. Tengo que crear una actitud predispuesta al trabajo.

Eva es el segundo volumen de la serie protagonizada por Lorenzo Falcó. Un prototipo de personaje que le encante: duro, práctico, aparentemente desapasionado, mala persona si hace falta... Hay varios Falcó o Alatristes en su obra, como en El Club Dumas, por citar alguno.

Muchos de ellos tienen cosas que yo he vivido. Durante 21 años viví en zonas de conflicto en situaciones parecidas a las de Falcó, por lo que el personaje me resulta muy familiar. Hay mucho de vida y no de teoría imaginativa o literatura. Escribo novelas con carácter autobiográfico. La vida que llevé me ayuda a mirar estas cosas. Lo de matar, violar, torturar o la muerte. Lo he vivido. No es teoría, lo he visto.

Pero no pega nada, por ejemplo, que luego a Falcó le gusten los perros. Ahí ha puesto usted de su parte porque le encantan.

Sí porque hago guiños que tienen que ver con lo mío.

Recuerdo haberle leído una vez que el periodista es un hijo de puta. Así, en frío.

Eso fue una significación del periodista que lo escribió. No creo haberlo dicho así.

¿Cómo era en su época en la guerra?

En territorio de guerra todo es muy duro. La vida es dura. Allí tienes que llegar a tiempo a un teléfono, conseguir gasolina, un avión... No siempre es fácil. Yo he hecho cosas fuera por las que aquí iría a la cárcel. En la guerra juegas con otras normas, allí no hay árbitros. El árbitro eres tú. Tu conciencia y tu moral. Estás lejos de tus jefes, tienes dinero etc. Tú decides y eso es tu responsabilidad.
"Tienes dinero". Eso era antes, me temo.
Es verdad que ahora ha cambiado, por eso me fui.
Después de la Guerra del Golfo y de los Balcanes vi lo que venía y no me gustaba. Tendría que haberme reciclado. Mis novelas funcionaban bien, publico en 40 países y por eso decidí cambiar de vida. Con Territorio Comanche en el 94, me retiré. Y no me arrepiento, aunque echo de menos cosas. Ser periodista te imprime carácter. Te hace ver a la gente de otra manera. Yo todavía tengo la mirada de periodista, tengo ese tic, no puedo evitarlo. Nunca dejas de ser periodista como nunca dejas de ser puta o cura.

¿Qué es lo que mejor le funcionan en sus novelas?

No hay ninguna novela mía que no haya ido bien y son todas diferentes: las hay intimistas como El Pintor de Batallas, de época como Alatriste, de espías como Falcó... Todas han funcionado. El denominador común no sabría decir cuál es. Sí que hay mucho de mirada real. Tengo 66 años. Escribo sobre cosas de verdad. Imagino que el lector eso lo reconoce. No me puedo quejar, me considero un escritor afortunado.

Siempre hay una presencia femenina muy importante en todas sus obras.

Así es. Hay un mito de que el duro es el hombre y eso es mentira. Yo he visto a mujeres en situaciones muy extremas. Las he visto en situaciones caóticas. La mujer corre mejor la maratón que el hombre. El hombre tiene un impulso magnífico en los 100 metros, pero quien es capaz de sobreponerse y de tener coraje moral para aguantar son las mujeres. Tengo cantidad de anécdotas de mujeres en la guerra o en el mar que son increíbles.

Hablemos de Twitter. Porque ahí entra usted al barro. Y no sé si le pega mucho.

Me gusta, pero hay barros a los que no bajo. No me pongo a debatir con todo el mundo. Se exagera un poco. Me parece una herramienta muy interesante. A mí me leen mucho. Me llegan muchos correos y demás que no tengo tiempo para contestar. Si lo hiciera pasaría mi vida contestando cartas. Cuando apareció Twitter me pareció una buena idea para poder contestar a la gente. Ahí hay mucha basura. Es una herramienta útil. No viajo con Internet, no lo miro habitualmente, quizá puedo estar una semana sin mirarlo. Es una aplicación interesante y divertida. Llegas a mucha gente. Un mensaje mío tiene mucha difusión.



Ahí hay gente hasta que le pregunta hasta dudas ortográficas.

El problema que tiene es que, como las redes sociales en general, no discrimina. No hay filtros ni jerarquía. Igual da la basura que diga Rufián que lo escriba Vargas Llosa o el Premio Nobel de Física. Si el receptor no está preparado le da igual valor a un tuit de uno que del otro. El lector tiene que estar formado para poder jerarquizar.

¿Qué le gusta leer en Twitter?

Me gustan muchas cosas. Sigo a la Revista Mongolia que son amigos míos. A la gente le extraña, pero yo me divierto mucho.



Vaya racha de actualidad. Si no le inspira todo lo que pasa en España... ¿Supera la realidad a la ficción? Cataluña?

No quiero hablar mucho del tema catalán, pero como he dicho alguna vez ahí se demuestra que Cataluña es España porque es berlanguiana. Él hubiese hecho una película fantástica de todo eso.

Su sobrino juega al fútbol profesionalmente y dijo que usted se parecería a Diego Costa. ¿Eso es un halago?

Es hijo de una prima mía, nos vemos poquito. No conozco a Diego Costa, así que realmente no sé por qué puede decirlo o si tiene razón o no.

En sus novelas aparecen muchas cosas de todo menos educativas.

He tratado con canallas, asesinos, torturades... y de ellos he aprendido muchas cosas interesantes. He tenido conversaciones con ellas muy educativas. Te das cuenta de que el ser humano no es blanco y negro o del Madrid y del Atleti. Hasta el mayor criminal tiene cosas muy interesantes, puede ser un padre de familia o un hijo estupendo. Acercarme de esa manera en las guerras fue muy bueno porque quita todos los barnices. Te enseña al ser humano tal y como es.

Habla con nostalgia de esa época dura en la que trataba con gente así.

Era mi periodo de aprendizaje. Se aprende más de los malos que de los buenos y esto es importante.

Volvemos al periodismo: ¿son mejores los telediarios de ahora que los de su época?

Son diferentes, son otra manera de ver el periodismo. Ahora hay un reportero entrando cada cinco minutos, eso antes era impensable. Antes el directo era para entrar y contar lo que habías conseguido. Ahora se entra sin haber salido a la calle. Por eso me fui porque el que venía era diferente y yo no quería centrarme en ese periodismo.

¿Y en qué ha mejorado?

Ha mejorado en la inmediatez. Antes estaba en Angola y tenía que coger un teléfono. Había informaciones mías que tardaban una semana en llegar a Madrid y ahora eso es inmediato. Ahora cualquier persona puede dar información a través de las redes. Pero también puede ser falso. Antes en la tele se necesitaba mucha rigurosidad. Se ha visto con lo de Cataluña que se han sacado imágenes de otros momentos. Es menos fiable.

Recientemente hubo mucha polémica con la camiseta de la selección. ¿Cómo la hubiese resuelto Falcó? Él trabajaba igual para republicanos que para franquistas.

Lo veo desde fuera y por eso mi criterio es poco cualificado. A mí me gustan las camisetas como las de toda la vida: roja por arriba y azul por debajo. Los detallitos y dibujitos, pues bueno. No creo que haya ninguna tendencia republicana, creo que ha sido una mera casualidad. A mí me gustan las camisetas de toda la vida con el escudo de España y sin demasiadas moderneces.

http://www.marca.com/primera-plana/2017/12/03/5a23270e468aeb49248b46a9.html


Borrar mensaje

Cerrar ventana

Recomendar mensaje


Árbol de respuestas para este mensaje:


Respuesta al mensaje:"«Pérez-Reverte en estado puro: "Para escribir hay que estar en forma"» (MARCA)" de Salva


Tu Nombre
Tu EMail
Dirección a tu Web
Tema/Título
Deseo recibir un EMail cuando mi mensaje sea contestado

Mensaje